Seleccionar página

Desde enero de 2020, la artista Silvia Elmi trabaja dentro del Proyecto Erasmus +’ Creando Puentes’. Lo ha hecho con la clase 4A de la escuela Casaralta de Bolonia. Debido a la emergencia pandémica tuvo que cambiar el programa anterior preparado para sus alumnos/as.

Así, buscó una forma de arte que pudiera adaptarse a las formas cambiantes de comunicación y variar durante el trabajo en consecuencia, ya sea que los niños estuvieran en el aula o en casa aprendiendo a distancia. .

Buscó una actividad estimulante que se pudiera realizar con pocos materiales, porque cuando los niños están aprendiendo en línea muchos de ellos ni siquiera tienen acceso a las hojas de colores.

Encontró la respuesta que estaba buscando al hacer que los niños crearan su propio libro de museo. En cada encuentro cada niño crea una nueva página: hay un tema común para todos, con el aporte del artista, que cada uno desarrolla con cierta autonomía apropiándose del espacio de la página, tratando de dar lo mejor de sí, y encontrando creatividad, soluciones subjetivas.

La primera página creada fue el frontispicio, la puerta del libro-museo: la inscripción «mi libro de arte» en el lado derecho, una puerta que se abre en el lado izquierdo, con un paisaje y el retrato del propio niño detrás. Todos los alumnos han elegido su propia forma de realizar una inscripción, con un collage o dibujándola, su propio tipo de puerta y paisaje, y cómo retratarse a sí mismos.

La segunda página consistía en una obra sobre el museo que incluía la inscripción «museo» completada con el acróstico y un marco con el dibujo del museo desde el exterior. Todos encontraron libremente las palabras para asociar con cada letra de m-u-s-e-o, y su propia forma de dibujar y colorear palabras y figuras.

 Los encuentros y la creación de páginas continuarán, ya que por ahora podemos asumir que la forma concreta del libro permite crear un objeto que permanece en el tiempo, como una memoria material, similar a un museo personal del niño.